La autorización para la liberación de recursos financieros que corresponden al cierre de un convenio firmado en el año 2013, fue realizada por la Itaipú a través de la RDE (Resolución del Directorio Ejecutivo) Nº 228/14, el 21 de agosto del año 2014. El documento señalaba claramente que sería para “la mejora y ampliación de la infraestructura edilicia y renovación de los equipos de uso hospitalario.

Esto que no es otra cosa sino un auxilio financiero ante el descalabro económico que está pasando la Fundación desde la “era Frutos”, tuvo un monto inicial de más de 51.838 millones de guaraníes, que en su momento significaban más de 11.622.777 dólares americanos. Sin embargo el monto subió con otras adendas y alcanzó más de 72.000 millones de guaraníes, sin que la entidad pudiera salir de su déficit.

Este déficit incluso es admitido en varios documentos que tienen origen tanto en la Itaipú, como en la misma Fundación Tesãi, y el 21 de agosto del 2014 tuvo su cierre con algunas consideraciones que revelan que la propia Itaipú, no estaba satisfecha con las rendiciones de cuentas de los Gerentes de la Fundación Tesãi, encabezados por el Ejecutivo, Jorge Hernán Frutos.

En el Art. 2º de esta RDE, se dispone la finalización del convenio de conformidad a un cuadro demostrativo que acompaña, y cuya rendición de cuentas es considerado “REGULAR CON RESALVAS”, tal como es señalado en varios otros documentos referidos al uso del dinero por parte de la Fundación.

Es así que, según la RDE 228/14, Tesãi procedió a la “construcción del edificio administrativo” (que ya estaba), nuevas salas de urgencias y emergencias (fue un reacondicionamiento de las ya existentes), construcción de nuevas salas de quirófanos, refacción de pabellones de internación, y construcción de unidad de recuperación post quirúrgica y cuidados intermedios en el Hospital de Presidente Franco.

Además, compra de dos ambulancias con UTI, imagenología radiólogos (sic), centro ecográfico, instalaciones auxiliares en el centro administrativo, equipamiento clínica de la mujer (sic), adecuación de quirófanos existentes, y centro de salud para la tercera edad. Todas estas supuestas inversiones conllevan presupuestos altamente millonarios, pero en la misma Tesãi muchos se preguntan dónde están.

Lo cierto es que desde la gestión de Jorge Hernán Frutos la fundación que debía estar destinada para servir a los más humildes, y que de hecho destinaba millonadas para ese menester sin cumplir su cometido, no pasa de ser un gran centro donde se hace un festín de repartijas con el dinero de la Itaipú, y donde tienen participación los principales Gerentes, unos pocos funcionarios privilegiados, y por sobre todo, sindicalistas venales que a cambio del silencio, hacen nombrar a sus esposas, hijos y hasta a amantes como funcionarios de la entidad.

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz