Una vez más el ya llamado “bloque sindical”, que así fue bautizado desde la “era Frutos” en la Fundación Tesãi, se reunió esta semana con la clara intención de desviar la atención ante las graves denuncias de corrupción que venimos publicando en Concierto Digital y Radio Concierto FM, y que comprometen seriamente a los Gerentes de la entidad, especialmente el Ejecutivo, Jorge Hernán Frutos.

Estos sindicalistas prácticamente son obligados a aparecer en forma pública, ya que la mayoría de ellos ha conseguido instalar a su parentela, a sus amigos y hasta a sus amantes como funcionarios de la entidad, a costillas de una Fundación que fue creada totalmente para otros fines, y que hoy sirve para que unos pocos se hagan millonarios con sobrefacturaciones y otros tantos actos de corrupción que rayan la marginalidad.

Pero los directivos de Tesãi no están solos en esta historia de desfalcos y reparto de beneficios. La torta alcanza también a sindicalistas, que hoy prácticamente desnaturalizaron este rol y pasaron a ser unos más del montón, en la protección de actos de corrupción. En su mismo “descargo periodístico” los directivos de Tesãi se encargaron de revelar los nombres de estos sindicalistas, y a qué gremio pertenecen.

Juan Carlos Achucarro, del Sindicato de Empleados y Contratados de la Fundación Tesãi (Sinecoft); Andrés Ríos, Secretario General del Sindicato Multisectorial de la Fundación Tesãi (Simuft); Rosa Duarte, Secretaria General del Sindicato de Trabajadores del Hospital del Área 2, (Straha-2), y Edgar Domínguez, secretario de Actas del Sindicatos de Conductores y Servicios del Alto Paraná (Siconap/s) y Antonio Ayala, del mismo Sindicato.

Estuvieron también otros referentes, pero hoy solamente mencionamos a tres de ellos. Édgar Domínguez, denunciado en su momento por millonarios faltantes en caja en la Fundación Tesãi, siendo incluso investigado por la fiscalía e imputado; Andrés Ríos, uno de los más protegidos por Frutos; y Antonio Ayala, que es Secretario General del Siconap/s.

Édgar Domínguez consiguió la impunidad después de su imputación y haber sido echado de Tesãi, gracias a las influencias del propio Jorge Frutos, su jefe, ya que es yerno del juez penal de Sentencias Benito González, de Saltos del Guairá. Este magistrado habría sido fundamental para con sus influencias, salvar el pellejo de su yerno Domínguez, quien en cualquier país, tendría que estar en la cárcel.

Andrés Ríos por su parte, para acallar los actos de corrupción de la gestión actual, hizo nombrar como funcionaria a su esposa, Marlene Beatriz Castillo Lezcano, con un salario de 4.800.000 guaraníes como contratada en el Hospital Yguazú, desde octubre del 2016, tal como el lector podrá apreciar en el facsímil adjunto a esta crónica. Ríos aparece en cuantas actividades políticas lo convoca Frutos, tal como también se puede ver en las fotos.

5ce9ce59-5116-4de6-a18f-c35c0b910b5bAdemás de su esposa, Andrés Ríos como parte de la “negociación” del silencio de su sindicato a los actos de corrupción en Tesãi, hizo nombrar a otras cuatro personas de su confianza, y que actualmente ya son funcionarios de la entidad, y además en una asamblea entre gallos y tragos de medianoche realizada semanas atrás, estos nuevos funcionarios ya son miembros de la directiva de su Sindicato, (Simuft), y por tanto tienen fueros.

El caso de Antonio Ayala no es menos grave, ya que también estuvo involucrado en casos de corrupción interna en Tesãi, pero usando sus fueron sindicales no fue tocado, y hoy goza de impunidad. La coincidencia entre estos sindicalistas es que casi ninguno de ellos trabaja, y hacen uso constante su licencia sindical camandulera, gozando con sus familias de la fresca viruta que les proporciona el aparecer en las fotos defendiendo la corrupción de sus jefes corruptos.

69fd002f-835c-463a-aea2-f96b3b24f968

013c30ec-c9d8-4bad-8807-64ebd60b5302

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz