Desde el inicio de la serie de publicaciones que venimos haciendo a través de esta página y de Radio Concierto FM, son innumerables los datos que son entregados a nuestros periodistas respecto a la corrupción en la que se manejan los directivos de la Fundación Tesãi, y donde son derrochados millonarios montos de dinero que provienen de la Itaipú Binacional, supuestamente destinados a la inversión social en algunos casos, y las mejoras estructurales en otros.

Fuentes del primer entorno del Gerente Ejecutivo Jorge Hernán Frutos, confirmaron ayer a Concierto Digital que la compra de ambulancias que finalmente fueron destinadas al Ministerio de Salud Pública, se “cocinaron” en la oficina de Frutos sin que los documentos hayan pasado por los controles pertinentes, y sin que los precios del “oferente” hayan sido comparados con otros, tal como es norma para las adjudicaciones sin licitación.

Lo más grave de todo, y el detalle que confirma que definitivamente Tesãi está siendo utilizada como un “canal de desvío” de millonarios montos de dinero sin control de organismos oficiales, es que la compra de las 50 ambulancias por un importe de 2.875.000 dólares americanos (57.500 dólares cada una) fue canalizada a través de un “importador ocasional”, que nunca antes había comprado ambulancias y que ni siquiera se dedica al rubro de los automotores.

La gerencia a cargo de Jorge Frutos ni siquiera recurrió a las grandes empresas concesionarias de auto-vehículos a fin de salvaguardar los intereses de la Fundación y el dinero de Itaipú con la garantía que conceden estas empresas, e impuso la compra de las mismas violando todas las normas internas, y así burlar al público, escondiendo información y por sobre todo, sobrefacturando una gran inversión de la Entidad Binacional con un precio altamente superior a los del mercado actual. De hecho, el “importador ocasional” era un amigo de él.

AMBULANCIAS
SIN DOCUMENTOS
De acuerdo a los datos que de primera mano fueron entregados a este medio, transcurridos los un año y medio tras la compra de las ambulancias, las mismas seguían sin poder ser utilizadas por el Ministerio de Salud, teniendo en cuenta que no se completaron los documentos aduaneros para acceder a las placas numerativas del Registro del Automotor. Efectivamente y tal como el lector podrá apreciar en las fotografías de entonces, junio del 2016, las ambulancias estaban sin chapa en el acto de presentación en pleno palacio de López.

El problema con Aduanas fue que el “importador ocasional” pensó que iba a hacer ingresar al país las ambulancias sin pagar IVA (Impuesto al Valor Agregado) porque estaban destinadas a una Fundación, pero Aduanas rechazó esta intención y les cobró el impuesto correspondiente. Fue entonces que se modificaron los costos con un “aditivo” en el contrato.

Una de esas ambulancias incluso quedó para el uso del Hospital Área 2 y seguía guardada por mucho tiempo en los fondos del centro asistencial y sin ser usado. Actualmente, ese vehículo fue destinado al Hospital Los Ángeles. Lo cierto es que la publicitada “inversión social” de Tesãi no pasó de ser una gran sobrefacturación, que se negoció entre gallos y medianoche en el despacho del Gerente Ejecutivo sin que se respeten las normas de contratación que rigen actualmente, hechos ilícitos que hoy están siendo apañados hasta por “sindicalistas” de la Fundación.

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz