El calor junto con los fuertes rayos del sol influyen en el desgaste físico de los peregrinantes que van a Caacupé, como también, en la calidad de los alimentos, es por ese motivo que se solicita tener en cuenta ciertos criterios y los recaudos para prevenir la deshidratación y otros malestares relacionados con la seguridad alimentaria.

Las principales medidas y las más difundidas, año tras año que pueden realizar los peregrinantes para evitar enfermedades transmitidas por el agua o los alimentos son:

  • Lavarse frecuentemente las manos, en especial antes de las comidas y luego de ir al baño.
  • Beber solamente agua segura (envasada), tener cuidado con el consumo de hielo.
  • Consumir alimentos bien cocidos y preferentemente calientes, tener cuidado con los alimentos expuestos al sol.
  • Beber importantes cantidades de agua.
  • ARROJAR las basuras en los depósitos establecidos para su fin.

En este último punto, cada año miles de personas llegan hasta la villa serrana y a su paso dejan toneladas de basura no depuestas en los contenedores sino en las calles, llenando las avenidas de bolsas, botellas de plásticos, alimentos, yerbas, etc., que ayudan a la proliferación de  insectos dañinos para la salud.

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz