Las imágenes ya son diarias, y la propia intendenta de Ciudad del Este dispone su socialización en las redes para mostrarse como la que se preocupa por los más necesitados. Sin embargo, no pasa de ser una miserable campaña política de Sandra de Zacarías, que por todos los medios intenta aparecer entre los humildes para tratar de ayudar a sus candidatos Elio Cabral, Justo Zacarías y su propio marido Javier Zacarías.

Rechazados todos por la sociedad paranaense, hacen abuso de los bienes públicos para aparecer en los medios, pues “figuretean” en cuantas inauguraciones o inicio de obras que exista; y se muestran entregando víveres a personas de escasos recursos en una miserable campaña que está siendo consumida no por las familias a cuyas viviendas llega la intendenta más corrupta de la historia de Ciudad del Este.

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz