La foto corresponde a otro complejo de depósitos que está inaugurando la pareja de facinerosos, Liz Carolina Martínez y Diógenes Martínez Olmedo en el barrio Don Bosco de Ciudad del Este. Se suma a otros tantos bienes inmobiliarios que consiguieron levantar a la par del crecimiento de sus negocios ilegales con los perfumes ingresados al país sin tributar al fisco.

Los hacen, con la marginal complacencia de policías que deben investigar delitos económicos, fiscales que hace rato debían imputarlos, y una Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) que al no judicializar las deudas comprobadas de la pareja, se convierte en aliada de la marginalidad en la que se desenvuelven.

Las empresas de portafolio que crearon los “reyes del contrabando” siguen operando por caminos oscuros para vender a importantes negocios de la región, perfumes y otros productos ingresados al país de contrabando por distintas vías fronterizas.

Las pocas veces que se disponen a pagar impuestos por sus millonarios cargamentos, lo hacen con nombres de otros productos que tienen aranceles infinitamente inferiores a los que ingresan, con la complicidad de quienes deben cuidar los intereses del Estado paraguayo.

A través de BEGA SA, LIZMARC ELECTRODOMÉSTICOS, la unipersonal Liz Carolina Martínez, y otras tantas “empresas” creadas para evadir, y otras tantas para inventar facturas de contenido falso para intentar el blanqueo, Liz Carolina Martínez y Diógenes Martínez Olmedo levantaron este imperio marginal que más que nunca, creció en la era del presidente Cartes, con la clara protección de asesores cercanos al Jefe de Estado

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

¡Se el primero en comentar!

avatar
WpDiscuz