No queremos ser aves de mal agüero, ni mal pensados, ni tendenciosos. Pero, esta crisis que se está viviendo a nivel parlamentario es muy llamativa, sospechosa y peligrosa. Diputados hacen sesiones ilegales, al igual que los senadores. Ambas Cámaras buscan colocar a los leales a fin de elegir al nuevo Fiscal General del Estado.

Buscan un hombre que pueda asegurar que no habrá ninguna persecución penal en contra de algún funcionario de la actual administración. Eso nadie lo puede negar, y es por eso que ahora, tanto diputados como senadores emprenderán acciones judiciales a fin de tratar de cambiar lo ahora existente. A dónde conduce toda esta crisis política, que ahora se transfiere a nivel jurídico, o sea a nivel de la Corte Suprema de Justicia?.

Como es de público conocimiento y sin necesidad de mucho análisis, no hay que obviar que la máxima instancia judicial es campeona en no resolver nada con prontitud, y menos todavía con justicia. Sus fallos, que en la mayoría de los casos llegan tarde y son elaborados a la medida de los intereses del poder político o económico, casi nunca fueron justos.

Tenemos varios casos que urgen un pronunciamiento de la Corte, como ser el tema de asesinato del dirigente liberal Rodrigo Quintana; la quema de la Cámara de Senadores; la acción planteada por los senadores contra los que atropellaron y cambiaron el reglamento interno con el fin de apurar la reelección de Cartes, y otros casos más que aún no tienen respuestas.

Ahora, nuevamente, tanto diputados como senadores anuncian nuevas acciones judiciales. Todo no pasa de una cuestión mediática que la Corte ni siquiera se preocupa en tomar nota. No responde, no dice nada, no hace nada y simplemente deja pasar el tiempo, y ni siquiera se sabe si recibe o no el documento, si algún miembro se preocupa por leer para tratar de saber qué es lo que está pasando en el país.

Qué pasaría si en breve, en ambas cámaras se forman dos comisiones directivas y ambas sesionan cada una por su parte?. Esa es la pregunta que aunque parezca traída de los pelos, no se puede obviar y tener presente, tal como se está manejando actualmente nuestra Republica.

Si llega a suceder que ambas cámaras, ante la falta de una postura definitiva por parte de la Corte Suprema de Justicia, el Poder Ejecutivo podría tener la autoridad de disolver el Congreso, alegando, vaya a saber qué motivos, pero que seguro los asesores de Cartes ya lo tendrán bien estudiado. El contexto está preparado, solo falta la detonante, y qué mejor forma de lograrlo ya que Cartes cuenta con el apoyo de los liberales llanistas,  y del propio Fernando Lugo que también saldrá favorecido con este caos.

Como se logra eso?: Sencillo. Ambas cámaras donde los oficialistas tienen mayoría hacen tres sesiones seguidas y ante la ausencia de los demás, se llama a los suplentes y allí se constituyen de nuevo en Cámaras con quórum, y deciden todo lo que quieren. La Corte dictamina en tres o cuatro años, cuando ya no exista ningún orden, y colorín colorado este cuento de la democracia se ha acabado.

HÉCTOR GUERIN – Director

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

1 Comentario en "En camino el caos jurídico para disolver el Congreso"

avatar
Raul Martinez
Huésped

Felicitaciones y gracias por manternos informado la unica prensa libre

WpDiscuz